Image
image
image
image


¡Elena G. White y la Navidad!

 

"Aunque no sabemos exactamente en qué día nació Jesús, debemos honrar este sagrado acontecimiento. No quiera Dios que haya alguien tan estrecho de mente que pase por alto este acontecimiento porque no tiene seguridad en cuanto a la fecha exacta." [May the Lord forbid that any one should be so narrow minded as to overlook the event because there is an uncertainty in regard to the exact time.]  (Review and Herald, del 17 de diciembre de 1889). Cada Día Con Dios, p. 361.

El tema de la navidad ha traído mucha controversia entre nosotros los adventistas del Séptimo-Día. El propósito de este ensayo es revelar que el concepto de la Sra. White es totalmente diferente al que muchos, que dicen creer en el Espíritu de Profecía, tienen. Además, quisiera dar al final en la conclusión algunas razones de por qué la iglesia del cuarto siglo adoptó la fecha del 25 de Diciembre y cómo con esa fecha obtuvieron una victoria sobre el paganismo, cómo con el bien vencieron el mal.

Espero, junto con la Sra. White, que aquellos de mente estrecha no se ofendan con estas declaraciones del Espíritu de Profecía, que son contraria a sus propias enseñanzas. Espero, muy por el contrario, que los de no mente estrecha cambien su parecer al leer estas citas de la inspiración.

Primero comenzaré dando algunas citas sorprendentes de diferentes fuentes y luego daré las citas en su contexto completo para facilitar su comprensión.

Usar el árbol de Navidad no es pecado:

"Agradaría mucho a Dios que cada iglesia tuviese un árbol de Navidad del cual colgasen ofrendas, grandes y pequeñas, para esas casas de culto.* Nos han llegado cartas en las cuales se preguntaba: ¿Tendremos un árbol de Navidad? ¿No seremos en tal caso como el mundo? Contestamos: Podéis obrar como lo hace el mundo, si estáis dispuestos a ello, o actuar en forma tan diferente como sea posible de la seguida por el mundo. El elegir un árbol fragante y colocarlo en nuestras iglesias no entraña pecado, sino que éste estriba en el motivo que hace obrar y en el uso que se dé a los regalos puestos en el árbol." Hogar Cristiano, p. 438

"No adopten los padres la conclusión de que un árbol de Navidad puesto en la iglesia para el entretenimiento de los alumnos de la escuela sabática es un pecado, porque es posible hacer de él una gran bendición."  {RH, December 9, 1884 par. 8} Hogar Cristiano, p. 438-439.

"Permite que tu árbol de navidad esté dedicado a Dios, y permite que sus ramas estén cargadas con ofrendas para Cristo." Sign of the Time, December 8, 1887 par. 16}

Regalos no pecado:

"Los pequeños regalos para los niños pueden no estar fuera de lugar, pero el pueblo del Señor no debiera gastar su dinero en comprar regalos costosos." (Manuscrito 116, del 19 de diciembre de 1905, "Una consagración Total"). Alza Tus Ojos, p. 366.

"Se acerca la época de las fiestas con su intercambio de regalos, y tanto los jóvenes como los adultos consideran atentamente que pueden dar a sus amigos en señal de afectuoso recuerdo. Por insignificantes que sean los regalos, es agradable recibirlos de aquellos a quienes amamos. Constituyen una demostración de que no nos han olvidado, y parecen estrechar un poco más los lazos que nos unen con ellos. . . . Está bien que nos otorguemos unos a otros pruebas de cariño y aprecio con tal que no olvidemos a Dios, nuestro mejor Amigo. Debemos hacer regalos que sean de verdadero beneficio para quienes los reciban. Yo recomendaría libros que ayuden a comprender la Palabra de Dios o que acrecienten nuestro amor por sus preceptos. Proveamos algo que leer para las largas veladas del invierno." Hogar Cristiano, p. 435-436.

"El mundo dedica las fiestas a la frivolidad, el despilfarro, la glotonería y la ostentación. . . . En ocasión de las próximas fiestas de Navidad y Año Nuevo se desperdiciarán miles de dólares en placeres inútiles; pero es privilegio nuestro apartarnos de las costumbres y prácticas de esta época de degeneración; y en vez de gastar recursos simplemente para satisfacer el apetito y comprar inútiles adornos o prendas de vestir, podemos hacer de las próximas fiestas una ocasión de honrar y glorificar a Dios." Hogar Cristiano, p. 437.

"Les ruego, mis hermanos y hermanas, que hagan de esta Navidad una bendición para ustedes y para los demás. El nacimiento de Jesús. . . fue celebrado por las huestes celestes... aparecieron a los humildes pastores que en la noche cuidaban los rebaños en los campos de Belén... Un ángel del Señor vino y les dijo: "No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor" (S Lucas 2: 10, 1 ." Review and Herald, 9 de diciembre de 1884. Reflejemos a Jesús, p. 366. 

"Viene la Navidad. Puedan todos ustedes tener sabiduría para hacerla una estación preciosa. Permitan los miembros de iglesias más viejos unirse, con  el corazón y el alma, con sus hijos en esta inocente recreación y entretenimiento." RH, December 9, 1884 par. 9.

"Anoche se celebró la Navidad en el tabernáculo [de Battle Creek], y todo salió bien, con modestia, solemnidad y gratitud manifestada en todo lo que se hizo y se dijo, porque Jesús, el Príncipe de la vida, vino a este mundo como el bebé de Belén para ofrecerse por nuestros pecados." Cada Día Con Dios, p. 369.

"El cielo entero se conmovió en ocasión del nacimiento del Salvador. El canto triunfante que los pastores oyeron fue sólo un eco de la alabanza resonante en torno del trono en la altura." {RH, December 17, 1889 par. 5}

"En vista de que el 25 de diciembre se observa para conmemorar el nacimiento de Cristo, y en vista de que por el precepto y por el ejemplo se ha enseñado a los niños que es en verdad un día de alegría y regocijo, os resultará difícil pasar por alto esa fecha sin dedicarle cierta atención. Es posible valerse de ella con un buen propósito." El Hogar Adventista, p.434-439.

A continuación el artículo de la Sra. White que apareció en la Review and Herald el 17 de Diciembre de 1889.

"Hace mucho tiempo que se celebra el 25 de diciembre para conmemorar el día del nacimiento de Jesús y. . . no es mi propósito afirmar si es apropiado o no celebrar ese acontecimiento en ese día, sino meditar en la niñez y la vida de nuestro Salvador. Quiero llamar la atención de los niños a la humildad del Redentor al venir al mundo.

Todo el cielo estaba interesado en el gran acontecimiento del advenimiento de Cristo a la tierra. Mensajeros celestiales vinieron para dar a conocer el nacimiento del tantas veces prometido y tan esperado Salvador a los humildes pastores que cuidaban sus rebaños de noche en las planicies de Belén. La primera manifestación que atrajo la atención de los pastores cuando el Salvador nació fue una luz radiante que irrumpió en medio de las estrellas, y que los llenó de admiración. . .

Los atónitos pastores apenas podían comprender el precioso mensaje que les habían traído los ángeles, y cuando desapareció esa luz esplendente, se dijeron los unos a los otros: "Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado. Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño" (Luc. 2: 15-17). . .

¡Qué amor incomparable manifestó Jesús por un mundo caído! Si los ángeles cantaron porque el Salvador nació en Belén, ¿no se harán eco nuestros corazones del alegre refrán que dice: "Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres”? (Luc. 2: 14). Aunque no sabemos exactamente en qué día nació Jesús, debemos honrar este sagrado acontecimiento. No quiera Dios que haya alguien tan estrecho de mente que pase por alto este acontecimiento porque no tiene seguridad en cuanto a la fecha exacta. Hagamos todo lo posible para que las mentes de los niños se concentren en esas cosas que son tan preciosas para todos los que aman a Jesús. Enseñémosles que vino a este mundo para traer esperanza, consuelo, paz y felicidad para todos. Los corazones de todos respondan con gozo inefable al don infinito del Hijo de Dios (Review and Herald, del 17 de diciembre de 1889). Cada DIA con Dios., p. 361.

La siguiente cita de la Sra. White apareció en la RH del 9 de Diciembre de 1884.

"Ya llega la navidad," es la nota que resuena por el mundo, del este al oeste y del norte al sur. Para los jóvenes, para los de edad madura y aun para los ancianos, es una ocasión de regocijo general. Pero, ¿qué es la Navidad para que requiera tanta atención? De este día se ha hecho mucho por siglos. En general ha sido aceptado por el mundo incrédulo, y por el mundo Cristiano, como el día en que Cristo nació. Cuando el mundo en general celebra the día, no muestran honor a Cristo. Reusan reconocerlo como su salvador, honrarle por medio una obediencia voluntaria a su servicio. Muestran preferencia al día, pero ninguna para aquel por quien el día se celebra, Jesús Cristo.

"Se dice que el 25 de diciembre es el día en que nació Jesucristo, y la observancia de ese día se ha hecho costumbre popular. Sin embargo, no hay seguridad de que estemos guardando el día preciso en que nació nuestro Salvador. La historia no nos da pruebas ciertas de ello. La Biblia no señala la fecha exacta. Si el Señor hubiese considerado tal conocimiento como esencial para nuestra salvación, habría hablado de ello por sus profetas y apóstoles, a fin de dejarnos enterados de todo el asunto. Por lo tanto, el silencio de las Escrituras al respecto nos parece evidencia de que nos fue ocultado con el más sabio de los propósitos. En su sabiduría, el Señor no reveló el lugar donde había sepultado a Moisés. Le enterró, luego le resucitó y lo llevó al cielo. Obró así en secreto para evitar la idolatría. Aquel contra quien se habían rebelado [los israelitas] mientras estaba en servicio activo, aquel a quien provocaron casi más allá de lo que podía soportar un ser humano, fue casi adorado como Dios después que la muerte lo separó de ellos. Por el mismo motivo Dios ocultó el día preciso en que nació Cristo, a fin de que ese día no recibiese el honor que debía darse a Cristo como Redentor del mundo y el único que debía ser recibido y en quien se debía confiar por ser el único capaz de salvar hasta lo sumo a todos los que se allegan a él. La adoración del alma debe tributarse a Jesús como Hijo del Dios infinito."

"En vista de que el 25 de diciembre se observa para conmemorar el nacimiento de Cristo, y en vista de que por el precepto y por el ejemplo se ha enseñado a los niños que es en verdad un día de alegría y regocijo, os resultará difícil pasar por alto esa fecha sin dedicarle cierta atención. Es posible valerse de ella con un buen propósito."

"Es necesario tratar a los jóvenes con mucho cuidado. No se les debe dejar que en ocasión de Navidad busquen diversión en la vanidad y la búsqueda de placeres, o en pasatiempos que pudieran perjudicar su espiritualidad. Los padres pueden controlar esto dirigiendo la atención y las ofrendas de sus hijos hacia Dios y su causa, y hacia la salvación de las almas."

"En vez de ser ahogado y prohibido arbitrariamente, el deseo de divertirse debe ser controlado y dirigido por esfuerzos esmerados de parte de los padres. Su deseo de hacer regalos puede ser desviado por cauces puros y santos a fin de que beneficie a nuestros semejantes al suplir la tesorería con recursos para la grandiosa obra que Cristo vino a hacer en este mundo. La abnegación y el sacrificio propio caracterizaron su conducta, y deben caracterizar también la de los que profesamos amar a Jesús porque en él se concentra nuestra esperanza de vida eterna."

"No se puede hacer a los jóvenes que sean tan tranquilos y graves como los adultos... Mientras que las diversiones pecaminosa están condenadas, como deben serlo, permitan los padres, maestros y guardianes de los jóvenes proveer en su lugar placeres inocentes, que no manchen ni corrompan la moral. No aten a los jóvenes a reglas y restricciones rígidas que los dirijan a sentirse oprimidos y con deseos romperlas y a precipitarse por caminos de locura y destrucción. Con una mano firme, amable y considerada mantengan las líneas de gobierno, guiando y controlando sus mentes y propósitos, tan gentilmente, tan sabiamente, tan amablemente que ellos entiendan que ustedes tienen sus mejores intereses en vista. Cuántos padres están lamentando el hecho de que no han podido mantener a sus hijos en sus casas, porque sus hijos no tienen amor por la casa. A una edad temprana comienza a desear la compañía de extraños; y tan pronto como son adultos, huyen de aquello que les parece ser esclavitud y restricción irrazonable, y nunca escucharán la oración de una madre ni el consejo de un padre. No hicieron del hogar lo que debiera ser: atractivo, placentero, radiante con rayos de palabras amables, miradas agradables y verdadero amor..."

"El secreto de salvar a los niños yace en hacer tu hogar hermoso y atractivo. La indulgencia de los padres no atará a los niños a Dios ni al hogar; pero una pía influencia firme a educar y entrenar propiamente la mente salvaría a muchos niños de la ruina."

"No adopten los padres la conclusión de que un árbol de Navidad puesto en la iglesia para entretener a los alumnos de la escuela sabática es un pecado, porque es posible hacer de él una gran bendición. Dirigid la atención de esos alumnos hacia fines benévolos. En ningún caso debe ser la simple distracción el objeto de esas reuniones. Aunque algunos truequen estas ocasiones en momentos de negligente liviandad y no reciban la impresión divina, para otras mentes y caracteres dichas ocasiones resultan altamente benéficas. Estoy bien convencida de que pueden idearse substitutos inocentes para muchas reuniones desmoralizadoras."

"viene la Navidad. Puedan todos ustedes tener sabiduría para hacerla una estación preciosa. Permitan los miembros de iglesias más viejos unirse, con el corazón y el alma, con sus hijos en esta inocente recreación e entretenimiento."

"Les ruego, mis hermanos y hermanas, que hagan de esta la Navidad una bendición para ustedes y para los demás. El nacimiento de Jesús. . . fue celebrado por las huestes celestes. Los ángeles de Dios, con la apariencia de una estrella, condujeron a los magos en su misión de buscar a Jesús. Vinieron con regalos y ofrendas valiosas de incienso y mirra, para rendir tributo al infante Rey predicho en la profecía. Los magos siguieron, con seguridad y con gran gozo, a los brillantes mensajeros.

Los ángeles. . . aparecieron a los humildes pastores que en la noche cuidaban los rebaños en los campos de Belén. Primero les apareció un ángel vestido con la panoplia celestial; y fue tal la sorpresa y el terror de los pastores que sólo atinaban a contemplar con indescriptible asombro la maravillosa gloria del visitante celestial. El ángel del Señor vino y les dijo: "No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor" (S Lucas 2: 10, 1 1). Ni bien los ojos de ellos se acostumbraron a la gloriosa presencia de aquel ángel, he aquí, ¡toda la planicie fue iluminada con la deslumbrante gloria de una multitud de ángeles que pobló los llanos de Belén! El ángel calmó los temores de los pastores antes de que abrieran sus ojos para contemplar a la hueste celeste, que alababa a Dios y decía: "¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!"

"Entonces los oídos mortales escucharon la melodía del cielo, y el coro celeste regresó al cielo mientras concluía aquel himno memorable. La luz se extinguió y las sombras de la noche cayeron de nuevo sobre las colinas y las llanuras de Belén; pero quedó en los corazones de los pastores el cuadro más brillante que ojos mortales hayan visto alguna vez, y la bendita promesa y certeza del advenimiento del Salvador de los hombres a nuestro mundo, que llenó los corazones de alegría y gozo, mezclados con la fe y el maravilloso amor a Dios." -Review and Herald, 9 de diciembre de 1884. Reflejemos a Jesús, p. 366. El Hogar Cristiano, p. 434-435; 438-439.

 

CONCLUSIÓN:

Algunas personas no han podido entender que la navidad no es una celebración del cumpleaños de Jesús sino una celebración de su ENCARNACIÓN: Dios hecho hombre. El hecho no es si él nació el 25 de Diciembre, sino que el hecho es que ¡EL NACIÓ!  La Encarnación de Cristo es uno de los grandes misterios que estudiaremos por toda la eternidad. "Si queremos estudiar un problema profundo, fijemos nuestra mente en la cosa más maravillosa que jamás sucedió en la tierra o en el cielo: la encarnación del Hijo de Dios" (Manuscrito 76, 1903). [A Fin de Conocerle, p. 28].

La palabra navidad es una variación corta de la palabra Natividad. El cielo entero celebró la natividad del hijo de Dios, su nacimiento virginal, Dios hecho hombre, Dios hecho carne. Este es un misterio que debe ser profundamente estudiado por cada persona que se llame cristiana.

La Sra. White nos llama a "honrar este sagrado acontecimiento" (Cada Día con Dios., p. 361), No a celebrar el cumpleaños de Jesús.

Es cierto que en ninguna parte de la Biblia se nos manda a celebrar la encarnación, pero el cielo nos dejó el ejemplo: "El cielo entero se conmovió en ocasión del nacimiento del Salvador. El canto triunfante que los pastores oyeron fue sólo un eco de la alabanza resonante en torno del trono en la altura." {RH, December 17, 1889 par. 5}. "Es posible valerse de ella con un buen propósito."

Además, en ninguna parte de la Biblia se prohíbe que se conmemore la encarnación del hijo de Dios. Hay muchas cosas que nosotros hacemos sin que la Biblia nos mande. Por ejemplo: 1.) en ninguna parte de la Biblia se manda al ministro a celebrar la ceremonia de boda, sin embargo no se ve bien que los miembros de la iglesia se casen sin la bendición del ministro. 2.) La palabra Biblia no aparece en la Biblia. 3.) La palabra trinidad no aparece en la Biblia. 4.) Tampoco la Biblia nos ordena que construyamos edificios para las iglesias. 5.)  La Biblia tampoco nos manda a cerrar los ojos para la oración, ni la iglesia primitiva cerraba los ojos para orar, ni la iglesia católica, mas bien fueron los protestantes, con Lutero a la cabeza, quienes nos enseñaron a orar con los ojos cerrados. Hay muchas cosas más que nosotros hacemos que no están en la Biblia sino en el sentido común.

A la nación de Israel  sólo se le dieron siete fiestas anuales: la pascua, los panes sin levadura, la gavilla mecida, Pentecostés, las trompetas, la expiación y los tabernáculos. Sin embargo, en Juan 10:22-26 encontramos a Jesús celebrando la fiesta de la Dedicación que fue establecida por los Macabeos (1 Macabeos 4:59; 2 Macabeos 10:5-8), ¡libros que nosotros los Adventistas del Séptimo-Día no aceptamos como inspirados! Leamos la historia en Juan 10:22-26 "En esos días se celebraba en Jerusalén la fiesta de la Dedicación. Era invierno, y Jesús andaba por el templo, en el pórtico de Salomón. Entonces los judíos le rodearon, y le decían: ¿Hasta cuándo nos vas a tener en suspenso? Si tú eres el Cristo, dínoslo claramente. Jesús les respondió: Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en el nombre de mi Padre, éstas dan testimonio de mí. Pero vosotros no creéis porque no sois de mis ovejas."

¿Qué hacía Jesús en el Templo el día de la fiesta de la Dedicación? El ministerio de Jesús se desarrolló en Galilea y mayormente Jesús sólo iba a Jerusalén durante las fiestas (Juan 4:45; Juan 7:8-10; Lucas 2:41-42). Jesús no estaba por casualidad en esa fiesta, sino que era su costumbre subir a las fiestas. Esta fiesta fue instituida por Judas Macabeo para celebrar la limpieza del templo y la restauración de sus servicios después de la profanación realizada por Antíoco Epífanes. Hoy día esa fiesta se llama Hanuca (Hanukkah), y es todavía observada por los judíos a mediado de Diciembre cada año. Entonces si Jesús subió de Galilea a la celebración de una fiesta establecida por los Macabeos en su libro apócrifo ¿Vamos nosotros a tener la mente estrecha para no conmemorar la encarnación de Dios porque  no está ordenada en la Biblia? La fiesta de Purim no fue ordenada por Dios, ni por Moisés, ni por ningún profeta sino por una reina judía (Ester) de una nación idólatra, la de los medos-persas.

Los católicos celebran la misa creyendo que el pan, por medio de la oración del cura, se convierte realmente en la carne del cuerpo de Cristo, y creen que el vino se convierte realmente en la sangre real de Cristo. La religión satánica también bebe sangre verdadera humana en sus ritos. ¿Vamos nosotros a eliminar la Santa Cena por su similitud con los ritos satánicos y su similitud con la misa católica? No hay nada que nosotros podamos hacer que no encuentre una similitud con el paganismo, la idolatría o el satanismo. Nosotros tenemos que hacer la diferencia en la actitud y los motivos. Nota cómo lo expresó la Sra. White: "Nos han llegado cartas en las cuales se preguntaba: ¿Tendremos un árbol de Navidad? ¿No seremos en tal caso como el mundo? Contestamos: Podéis obrar como lo hace el mundo, si estáis dispuestos a ello, o actuar en forma tan diferente como sea posible de la seguida por el mundo. El elegir un árbol fragante y colocarlo en nuestras iglesias no entraña pecado sino que éste estriba en el motivo que hace obrar y en el uso que se dé..." Hogar Cristiano, p. 438.

Basado en esta expresión de la Sra. White, de que todo "estriba en el motivo que hace obrar y en el uso que se dé," analicemos un poco más, haciendo uso del sentido común: Col 1:16  dice: "Porque por él fueron criadas todas las cosas que están en los cielos, y que están en la tierra, visibles é invisibles." Jesús es el creador de todos los días de la semana, y él es dueño de los 365 días del año, porque él los creó ¿Cómo es entonces que el 25 de Diciembre es el día de Tamuz y en ese día no se puede conmemorar la natividad del Dios-Hombre, Jesucristo, el creador del 25 de Diciembre? Si el 25 de Diciembre es el día de Tamuz, entonces Tamuz es realmente dios o Tamuz le robó un día al verdadero Dios.

Ahora, nota esto, Jesucristo es el creador de los siete días de la semana, sin embargo cada día de la semana tiene el nombre de un dios pagano, por ejemplo en ingles el nombre del sábado es Saturday en honor al  dios romano Saturno, ¿Quiere eso decir que todos los adventistas de habla inglesa, incluyendo a la Sra. White, cuando van a la iglesia en Saturday están adorando a Saturno? Si no hay un solo día de la semana que no tenga el nombre de un dios romano ¿Que día, entonces, vamos a adorar al verdadero Dios? Los paganos no son dueños del Saturday (sábado),  ellos simplemente le dieron ese nombre, pero Jesús en Marcos 2:28 se declaró Señor del Sábado, con eso reclamó su propio día, trajo el Sábado, del cual los paganos había abusado con un nombre pagano, de vuelta a su verdadero dueño, él mismo. Esta obra de rescate de mano de los paganos es común en Jesús. Él ha hecho eso muchas veces en el pasado y en el presente porque él tiene poder para convertir, transformar, a un pagano en un cristiano, y no tiene necesidad de convertir un día pagano en un día cristiano, porque todos los días son de él. No hay días paganos, todos son de Cristo. Nota querido hermano o hermana que la misión de nosotros, por medio del Espíritu Santo, es convertir a un pagano en un fiel cristiano. Es nuestra misión rescatar no solamente a los paganos, sino transformar su mentalidad y hacerlos reconocer que sólo hay un nombre dado a los hombres en que podemos ser salvo: Jesús, el Sol de Justicia.

Los meses del año también tienen nombre de dioses paganos. Tengo una lista de cerca de treinta palabras comunes que usamos hoy que son nombres de dioses pagano como la palabra cereal que viene de ceres la diosa de los granos, también música, museo, atlas, eco, océano, fortuna, morphina, furia, sirena, amazona, etc. todos estos son nombres de dioses paganos.

El hecho de que los paganos hagan algo no significa que nosotros no podemos hacer algo parecido: por ejemplo, antes de que naciera la nación de Israel los paganos tenían templo, tenían sacerdote; los sacerdotes idólatras tenían vestimentas antes que los sacerdotes israelitas; usaban incienso primero que los israelitas, celebraban las fiestas de las cosecha en primavera y en otoño. A pesar de que los paganos hacía todos estas cosas Dios les dio a Israel todas estas cosas también y todas estas fiestas. Pensar de otra manera es, como dice la Sra. White, tener un mente estrecha, es fanatismo, puritanismo y fariseísmo.

 Los hindúes desde antes de que naciera Juan el Bautista se sumergen en el río como un acto de purificación. ¿Vamos nosotros a decir que Juan el Bautista tomó el bautismo por inmersión de los hindúes, y por lo tanto no debemos bautizarnos por inmersión o vamos a rechazar el bautismo en su totalidad porque tiene similitudes con la inmersión hindú?

Como decía al principio, muchas personas no han podido comprender que la natividad no es la celebración del cumpleaños de Jesús, sino una conmemoración de su encarnación. Si fuera su cumpleaños la gente les llevara regalos a Jesús, pero la gente se hacen regalos los unos a los otros. La costumbre de regalar regalos a otros viene de la costumbre bíblica de dar regalos durante las fiestas alegres. De las sietes fiestas establecidas en relación con el plan de redención, sólo en una de ella debía el pueblo afligir su alma. De todas las ocasiones apartadas para ceremonias religiosas especiales, la gente, sólo debía "afligir" su alma en una de ellas (Lev. 23: 27). Particularmente, la séptima fiesta,  la fiesta de las cabañas, era una celebración de gran gozo, donde debían comer, beber y alegrarse. Basados en Deuteronomio 16:14 Esdras celebró la fiestas de las cabañas y mandó al pueblo a alegrarse y a obsequiarse regalos: " Y todo el pueblo se fue a comer y a beber, y a obsequiar porciones, y a gozar de gran alegría." (Nehemías 8:10-12. Nota también como Ester 9:22 hablando de otra fiesta, también promueve el obsequiar regalos,  dice: "que los hiciesen días de banquete y de gozo, y de enviar porciones cada uno á su vecino, y regalos á los pobres." Así que dar regalos los unos a los otros es una costumbre bíblica.

 

¿Por qué el 25 de Diciembre?

No se sabe con certeza el día del nacimiento de Jesús. Muchas fechas se han sugerido. Policarpo, que murió como mártir en el año 155 DC, pensaba que Jesús nació un miércoles 21 de marzo porque en ese día de la creación Dios creó el sol, y de acuerdo al profeta Malaquías (4:2.) el esperado Mesías vendría como  el Sol de Justicia.  Por los años del 235 DC mientras que Clemente de Alejandría pensaba que la fecha era el  veinte de Mayo, Hipólito pensaba que era el 2 de Enero.  La fecha que tomó más popularidad fue la del 6 de Enero, aunque al principio esta fecha se consideraba como la fecha del Bautismo de Cristo y de su nacimiento espiritual.

A principio del siglo cuarto las iglesias celebraban la natividad el 6 de Enero. ¿Qué fue lo que hizo que cambiaran la fecha para el 25 de Diciembre en que se celebraba el nacimiento del sol? Las razones que se expone para el cambio fue que los cristianos realmente intentaron alejar la atención de los paganos de su idolatría y les pedían a los paganos que se unieran con ellos a la celebración del nacimiento del VERDADERO SOL Y DE LA VERDADERA LUZ. Salmo 84: 11 dice: "Porque Sol y escudo es Jehová Dios." y Malaquías 4:2 dice: "Mas a vosotros los que teméis mi Nombre, nacerá el Sol de justicia." refiriéndose al nacimiento del Mesías, el Cristo. Los paganos celebraban el nacimiento del sol ese día. Los cristianos le decía que el verdadero sol era Cristo, el Sol de Justicia, que quien nacía ese día era el verdadero Sol, Cristo: "Mas a vosotros los que teméis mi Nombre, nacerá el Sol de justicia."  Los cristianos tomaron la oportunidad de la celebración de esta fiesta para predicarle de Cristo. Ellos sabían que el día exacto de su nacimiento era desconocido, pero aprovecharon esta oportunidad para testificar del Verdadero Sol.  Además los cristianos usaban a Juan 1:9 donde dice que: "Aquel era la luz verdadera, que alumbra á todo hombre que viene á este mundo." Y también les leían a  Juan 8:12 "Yo soy la luz del mundo: el que me sigue, no andará en tinieblas, mas tendrá la luz de la vida."  Mientras los paganos celebraban la festividad del Sol Invictus, los cristianos dirigían sus mentes al Verdadero Sol Invicto, al Poderoso en Batalla.

Los cristianos de aquella época usaron el principio que establece Rom 12:21 "No seas vencido por el mal, sino vence el mal con el bien," y con este principio sustituyeron el mal con el bien.

El punto que debe ser notado aquí es que los cristianos con estos argumentos derrotaron a los paganos. El paganismo era la religión politeísta de los romanos y de los griegos. El paganismo hoy día no existe porque los musulmanes los destruyeron.  Los musulmanes no toleran ninguna religión politeísta, por lo que ya no hay religión politeísta, todas son monoteístas  Hoy sólo existen tres grupos religiosos en el mundo: Los cristianos, los musulmanes y los hindúes (Budistas son los hindúes que viven en la china y se llaman budistas porque Buda les predicó el hinduismo.)

Otro aspecto que debe ser considerado es que el 25 de Diciembre ya no es el día del nacimiento del sol, sino que ahora el día del nacimiento del sol es el 21 de Diciembre . Lo que ocurrió fue que cuando se hizo el cambio de calendario, en el año 1582, cuando se estableció el calendario Gregoriano, el solsticio de invierno cayó el 21 de Diciembre en lugar de caer el 25 de Diciembre. Ustedes saben que ahora el 21 de Diciembre es el día más corto y la noche más larga del año. Antes en el calendario de Juliano eso ocurría el 25 de Diciembre. Los paganos llamaba al solsticio de invierno el nacimiento del sol porque de esa fecha en adelante el sol dura más tiempo para ponerse haciendo los días más largos y las noches más cortas, hasta el 21 de Junio cuando empieza lo contrario. Los paganos notaron que a partir del 21 de Junio el sol cada día se ponía más temprano y pensaban que el sol se iba a oscurecer para siempre. Pero notaban que el 25 de Diciembre el sol comenzaba a durar más y por eso lo llamaban el nacimiento o mejor dicho el renacimiento del sol.

Así que desde el año 1582 DC, cuando se hizo el cambio de calendario, el día del nacimiento del sol es el 21 de Diciembre y no el 25 de Diciembre, como algunos predicadores continúan diciendo.

Ahora, para sorpresa de muchos, aunque yo todavía me apego a la declaración de la Sra. White de que la fecha fue escondida, existe mucha información digna de analizar que favorecen la fecha del 25 de Diciembre como el día en que nació Jesús, sobre las cuales debemos pensar seriamente. Juan Crisóstomo (347-407), un elocuente predicador de la ciudad de Constantinopla, y un mártir cristiano pensaba que fue en un día de Expiación del calendario judío cuando Zacarías estaba oficiando en el templo y recibió el anuncio de que él tendría un hijo a quien debía llamar Juan (el bautista). Crisóstomo decía que esto colocaría la concepción de Juan al final de Septiembre, y la concepción de Jesús, que fue seis meses más tarde, en Marzo, y el nacimiento de Jesús nueve meses más tarde, el 25 de Diciembre. Él decía que esta fecha estaba apoyada por los registro reales del censo del Emperador Cesar Augusto cuando José y María  se registraron en Belén.

Juan Crisóstomo no es el único que hace referencia a esos registro del censo. Justino Mártir (100-165), en su conocida Apología, una detallada explicación de su fe dirigida al Emperador Marcos Aurelio, le dice al emperador que Jesús nació en Belén "como usted puede confirmar de los registros del censo." (Apol. I, 34). Tertuliano (160-250) habla del "censo de Augusto, el testigo más fiel del nacimiento del Señor, guardados en los archivos de Roma" (Against Marcion, Bk. 4, 7).

Y cuando Cirilo de Jerusalén (348- 386) le pidió a Julio que asignara la verdadera fecha del nacimiento de Cristo "de los documentos del censo traídos por Tito a Roma," Julio asignó el 25 de Diciembre.

Así vemos que Justino Mártir, Tertuliano, Crisóstomo y Cirilo hacen referencia a que la fecha del nacimiento de Jesús está en los archivos de Roma traídos por el General Tito del censo que hizo Augusto Cesar cuando José y María descendieron a Belén para ser empadronados. Cirilo le pidió a Julio que fuera a los archivos y que asignara la fecha y la fecha que Julio asignó fue la fecha del 25 de Diciembre. Ahora, esos archivos fueron quemados cuando las tribus bárbaras invadieron a Roma y le prendieron fuego. Así que la fecha del 25 de Diciembre no se puede descartar toda.

Ahora nos preguntamos ¿Podía los pastores estar en el campo en Diciembre?  De acuerdo a Lucas 2:8 "Y había pastores en la misma tierra, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño." La palabra "tierra" de este texto viene del griego "agrouleo" quiere decir "vivir en el campo, bajo el cielo abierto, incluso por las noches." (Strabo, p. 301; Plut, número 4). La traducción NKJV traduce este texto más claro que las versiones en español:  "Moraban en el campo" (Abiding in the field). Estos pastores eran tan pobres que no tenían donde vivir, moraban al aire libre en el campo con sus ovejas el año entero, y la Biblia los pone en contraste con los sabios del oriente que eran ricos. Ambos grupo, pobres y ricos, vinieron a adorar al niño Jesús en el pesebre.

Jerusalén no es tan frío en Diciembre como se nos ha dicho. El clima de Jerusalén es subtropical y no es tan frío que no se pueda aguantar. Las temperaturas en Jerusalén para el 25 de Diciembre de este año, 2008,  va de 45F en la madrugada a 60F durante el día. Si quieres confirmar esto visita este lugar del Internet para confirmar cual es la temperatura actual, en este momento, en Jerusalén: http://www.wunderground.com/global/stations/40184.html .

En Palestina, en Diciembre es frío y llueve mucho de acuerdo a Esdras 10:9-13, pero hay pastores pobres cuidando sus rebaños durante todo el año. Alfred Edersheim cita fuentes antiguas judías que muestran que hay rebaños "que permanecen afuera todo el año." (The Life and Times of Jesus the Messiah, Bk.2, p.186). Algunos pastores, como Jacob cuando cuidaba los rebaños de Labán, tenían que pasar noches entera afuera con temperaturas frisadas. En Gen 31:40 Jacob quejándose de Labán dice: "De día me consumía el calor, y de noche la helada, y el sueño se huía de mis ojos." Jocob cuidaba los rebaños de Labán bien al Norte y podía cuidarlo los 365 días del año. Belen queda bien al Sur y estos pastores cuidaban sus ovejas fuera de Belen los 365 día del año porque eran tan pobres que no tenía donde vivir. Moraban en el campo.

La otra pregunta sería ¿Y María y José, pudieron ellos viajar de Nazaret a Belén en invierno? Es posible que ellos hayan elegido la ruta del valle a lo largo del río Jordán para evitar el frío. El mar de Galilea, cerca de Nazaret, de donde salieron José y María, está a 689 pies bajo el nivel del mar y el Mar Muerto, casi al final de su viaje, está a 1,306 pies debajo del nivel del mar. Eso los hubiera ayudado a hacer el viaje en Diciembre, protegiéndolos del frío. Recuerda que Diciembre en Jerusalén no es tan frío que no se pueda aguantar.

Recordemos también que el Padre no eligió las mejores condiciones para que naciera Jesús.

Solo hay una persona interesada en que el nacimiento de Jesús no sea conmemorado, y esa persona es Satanás. La celebración de la Natividad es una de las más gozosa. No permitamos que Satanás nos robe ese gozo.


 

 

Para ser continuado.

 





image


image
image